Sin duda, los buenos hábitos son la manera de mantener los dientes blancos por más tiempo. Evitar el tabaco en todas sus variantes, las bebidas de colores oscuros como el café, té, colas… al igual que comidas con colorantes muy saturados como el tomate frito, azafrán, salsa de soja, tinta del calamar y en general, frutas y verduras que sean de colores fuertes. Hay pigmentos de la dieta que neutralizan el efecto blanqueador. También la toma de determinados medicamentos puede hacer que nuestros dientes se oscurezcan.
Estos apuntes no significan que tengamos que hacer una “dieta blanca” para el resto de nuestros días, todo debe hacerse con sentido común y cuando los dientes retomen un color más amarillento, acudir a la consulta para revisión (suponiendo que todo esté en estado de salud), se realizará una profilaxis para eliminar las manchas superficiales y que el estado de las encías esté controlado y será entonces cuando podamos hacer un blanqueamiento de recuerdo o uno completo.

La técnica de blanqueamiento dental que realizamos en la consulta es combinada, es decir, una o más sesiones en clínica para continuar el tratamiento en casa.
En Me Encanta Mi Dentista sólo se emplean productos de calidad, con alta concentración activados mediante una lámpara de luz LED; son seguros ya que su pH es neutro e incorporan agentes desensibilizantes. La lámpara es de luz fría lo cual evita posibles pulpitis por sobrecalentamiento del diente.
La/as sesión/ones de clínica se complementan con el tratamiento en casa, sólo la cita en consulta NO ES SUFICIENTE para proporcionar el color y la luminosidad satisfactorias. Se necesita más tiempo de contacto entre el diente y el producto blanqueante para conseguir llegar al color adecuado y mantener la estabilidad del mismo a largo plazo, si los tiempos no son respetados, el color recidivará (volverá al color original) mucho antes de lo que debería.
Desde siempre se han intentado tener los dientes un poco más blancos ya que da imagen de limpieza y cuidado, aunque desde los años 90 se ha experimentado una revolución en cuanto a demanda y técnicas de blanqueamiento importadas desde USA.
Tradicionalmente se han usado enjuagues de agua oxigenada y lavado de dientes con perborato sódico, estos remedios caseros tan erosivos para el diente se han usado porque no existía otra cosa, en la actualidad contamos con métodos fiables, seguros y duraderos para el blanqueamiento dental.
Las mal llamadas pastas blanqueadoras no contienen la concentración suficiente de producto blanqueador como para poder aclarar los dientes ya que por ley no está permitida su venta si no es bajo la supervisión de un odontólogo, sólo hay una de la casa KIN que le tiene que proporcionar su dentista ya que no es un producto de venta libre.

 

BLANQ1 copia

 

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto