Esta técnica consiste en concentrar las plaquetas del paciente para obtener sus factores de crecimiento. Éstos mejoran la cicatrización y reparación de los tejidos, favoreciendo el éxito de técnicas de regeneración.

Se obtiene realizando una pequeña extracción de sangre del paciente, se centrifuga y una de las fracciones obtenidas de ese plasma lleva los factores de crecimiento que utilizamos en el paciente.

 

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto