Recomendamos la primera visita de los niños a partir de los 3 años, cuando ya han salido todos los dientes temporales. En esta revisión podemos diagnosticar posibles anomalias en el desarrollo y crecimiento de los maxilares de los niños, porque cualquier patología podemos resolverla más fácilmente ya que los huesos están en formación y el tratamiento se realiza en menor tiempo. También enseñamos a los niños y padres una correcta higiene oral, que les servirá en un futuro, además de hábitos dietéticos saludables. En esta visita es fundamental motivar al niño a revisarse la boca, sin ningún temor y que sea una experiencia placentera. Para conseguirlo es imprescindible el papel de los padres, que sea positivo, que inculcen en sus hijos que no es traumático ni doloroso la visita al dentista y siempre con una sonrisa. El Ratoncito Pérez será nuestro aliado para que se forme un gran equipo NIÑOS-PADRES-ODONTOLÓGO.

 

home image 00015

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto